Escrito por Daniel Ferraro
Categoría:

 

RCS en leche de tanque y evaluación de riesgo de presencia de antibióticos.  

Daniel G Ferraro, MV

  

  • Resúmen:

 

   El objetivo del presente trabajo es determinar la relación entre en RCS de leche de tanque, el uso de antibióticos para IIM y el riesgo de presencia de residuos detectables en el pool de leche.

 

    

 

 

  Demostrar la probabilidad que los RCS de leche más altos, coinciden con leches con mayor riesgo de presencia de residuos de atb en leche

 

 * Los productores que realicen prácticas preventivas, basadas en programas de control de mastitis y calidad de leche, obtienen menores costos de la enfermedad, como así también mayores producciones y mejores precios de venta de la leche; pero además obtendrán el beneficio extra de disminuir los riesgos de presencia de antibióticos en leche (descuentos de leche entregada – penalización 100%) por drogas en uso para tratamiento de IIM, al disminuir el uso de los mismos por menor prevalencia de la enfermedad.

 

 *  Las usinas que inviertan en acercar a los actores del sector las más eficientes alternativas para promover la instauración de programas preventivos de control de mastitis y calidad de leche, disminuirán los costos de notas de crédito contra las penalizaciones por presencia de antibióticos. 

 

 

  • Introducción:

 

   Las regulaciones actuales que rige la calidad de leche, son aquellas incluidas en el CAA y sus modificaciones.  

 

   La presencia de residuos de antibióticos en leche de tanque, es la consecuencia de descuidos y negligencia de los responsables del tambo. Los riesgos de presencia incluyen los riesgos toxicológicos, microbiológicos e industriales (Residuos de Medicamentos de Uso Veterinario S. Rico, D. Ferraro, 2000 CEICA UBA).

   La necesidad de proteger a los individuos potenciales consumidores del producto terminado, frente a la presencia de substancias diferentes a la composición normal de la leche (antibióticos fijados por NOEL según JECFA/WHO-FAO) y que sean extremadamente sensibles a la exposición de antibióticos específicos como sensibilidad tipo I – II  a penicilina y riesgo de reacciones generalizadas, y shock anafiláctico (riesgos toxicológicos); reducir la resistencia de microorganismos patógenos ante emergencias de patologías gastrointestinales ante la indicación de terapias antibióticas orales (riesgos microbiológicos) por consumo de moléculas completas ó no (Luis Carreto FCV Uruguay 2005) de drogas (transmisión de información genética por plásmidos a la flora banal)  y evitar los atrasos y/o detenimiento de los procesos fermentativos en la industria (riesgos industriales), son el resultado de un eficaz y extenso programa de vigilancia para la detección de residuos de antibióticos en leche de tambo.

Los niveles de detección de los métodos en uso en industria, permite conocer que la aplicación de 5 millones de UI (dosis normal) inyectable a una vaca con 20 lts de producción que no sea descartada su leche, puede ser detectado en un silo de 50.000 lts, es decir la leche de una sola vaca puede perjudicar y no permitir el destino industrial de 50.000 lts (0,004 UI/ml para Delvo Test â SP Gist - Brocades BSD B.V).                                                     

 

   El uso de antibióticos es común en el tambo para el tratamiento de distintas patologías que se presentan en las vacas en producción, siendo la mayoría debido al tratamiento de mastitis (Allison, 1985), y el 98% con presencia de b-lactámicos (       ). El uso de antibióticos intramamarios para lactancia y secado, con fallas en la observación de retiro de leche son la causa más común de la presencia de residuos de antibióticos (Booth and Harding, 1986,  Oliver el al.1990, McEwen et al. 1991, Wilson el al.1998) y son particularmente las causas más comunes el ordeño de animales secos, aplicar por error productos de secado por lactancia, partos adelantados ó error de FPP y secado con menos de 42 días, abortos sin el suficiente descarte, fallas de cálculo de retiro en el ordeño, combinación de drogas sinérgicas ó aditivas sin el conocimiento del período de descarte.

 

   Estas situaciones son evitables cuando se accede al consejo e indicación por escrito (protocolo) que incluya la dosis, vía de administración, frecuencia de aplicación, y tiempo de descarte de la leche proveniente de la/s vaca/s en tratamiento por parte del veterinario responsable a cargo y la manipulación, conservación y posibles efectos secundarios dadas por el laboratorio fabricante de los productos indicados de uso en vacas lecheras en producción, aprobados por el ente oficial (Dirección de Aprobación de Productos Farmacológicos de Uso Veterinario y Alimentos de Origen Animal, Se NaSA, Argentina).

 

 

   Los RCS de leche de tanque miden la prevalencia de IIM en el tambo (Eberhart et al.1982).

   La identificación en los tambos, de los factores de riesgo de presencia de residuos de antibióticos en leche de tanque, para diferenciar aquellos tambos con riesgo más alto deberían ser el resultado de un análisis de la prevalencia de IIM, la calidad en su conjunto de los tratamientos realizados ( registros de los mismos, la TNI, análisis de eficacia terapéutica clínica y con laboratorio, capacitación de la mano de obra del tambo responsable de los tratamientos y descarte de primeros chorros y la detección precoz de cuartos clínicos a tratar, su tratamiento inmediato y el autocontrol diario del estado del filtro de leche) y el RCS de leche de tanque resultante.

 

   La presencia de residuos de antibióticos en leche son frecuentemente debidas a que las drogas utilizadas en el engorde del ganado (hormonales),  las terapias preventivas y en el tratamiento de las diferentes enfermedades del ganado bovino (antiparasitarios y antibióticos), son metabolizadas en el organismo del animal y en parte descartadas por la leche. Por tal motivo, deben conocerse y respetarse los tiempos de retiro recomendados por el laboratorio fabricante del medicamento, para la vía de administración aplicada.

  

   Uno de los accidentes más frecuentes , fallas en el cálculo del período de descarte a respetar, cambio de drogas-presentaciones comerciales sin considerar el diferente descarte en leche, el  del ordeño de vacas que han sido tratadas para su secado y que -por problemas de manejo- retornan al tambo, el mismo día o en días posteriores. Entre otras causas frecuentes , se encuentran los errores de tiempo de secado (inferior a 45 días), los abortos que anticipan el retorno al tambo, etc. Los factores de riesgo adicionales incluyen la variación en la dosificación ó duración del tratamiento y el uso de combinaciones de drogas en dosis de ataque (Oliver et al., 1990)

 

   Todos los tratamientos realizados en vacas lecheras que se encuentran en producción (como así también el resto de categorías), deben ser indicados por el Médico Veterinario Responsable, actuante en el establecimiento. Este recomendará el uso de medicamentos aprobados por el ente oficial (debe indicar la dosis, frecuencia de aplicación, vía de administración, número de aplicaciones), la manipulación del mismo y los controles posteriores en el animal, como así también el período de descarte de la leche que sea necesario realizar y el cumplimiento de la prohibición de uso, para vacas lecheras en producción, de los medicamentos mencionados más abajo.

 

   Los tratamientos veterinarios deberán efectuarse, siempre, bajo la indicación y control  del profesional veterinario actuante, para lo cual es sumamente importante y útil llevar  registro de los mismos. Es importante destacar la necesidad de contar con una identificación confiable de los animales, para que este registro de tratamientos también lo sea.

 

   La presencia de antibióticos en la leche, perjudica la aptitud industrial de ésta por su efecto bactericida, que impide el proceso fermentativo (producción de yogur, queso) o lo retrasa, por un efecto bacteriostático, a dosis menores.

 

   La recomendación de apartar la leche (de los cuatro cuartos) proveniente de vacas en tratamiento y/o tratadas -dentro del período de descarte desde la última aplicación- hace necesario conocer los tiempos de retiro* que figuran en el marbete, prospecto, ó envase del producto en uso.

 

* Dependiendo de la dosis, excipiente, combinación con otras drogas,  liposolubilidad y la vía de administración.

 

   Los rodeos con RCS en riesgo de perder bonificaciones en el precio de la leche entregada, con alta prevalencia de IIM clínica y subclínica, están tratando posiblemente más vacas para mantener la calidad de leche entregada, y descartando más leche.

 

   La mayoría de los productores, encargados, tamberos y peones asumen la responsabilidad de la presencia de residuos de antibióticos, pero debido a ser una práctica que generalmente le compromete y/o castiga su ingreso, ante un resultado positivo no lo presentan como descuido negligencia asumida, desacreditando al laboratorio, la toma de muestras, la identificación de la muestra, etc. La mayoría de los tambos no registran los tratamientos realizados.

   La implementación de un programa preventivo y de control de mastitis disminuye la prevalencia de la enfermedad, y la implementación de un programa de aseguramiento de calidad mediante la identificación de puntos críticos de control, disminuye el riesgo de presencia de residuos de antibióticos en leche de tanque de tambos.

 

   El trabajo del veterinario responsable del establecimiento indicando por escrito, manteniendo la capacitación y recomendando al tambero las condiciones de uso, (dosis, frecuencia, vía) manipulación (almacenamiento, efectos secundarios) la extensión de los profesionales de la usina láctea, y el compromiso y decisión empresaria para indicar solo el uso necesario y racional (no indiscriminado) de drogas en las vacas lecheras en producción serán el resultado de un producto final “leche de tambo” sano, inocuo, seguro y con la mejor aptitud industrial.

 

 

  • Materiales y métodos

 

 

   Los datos para este estudio retrospectivo, corresponden al período Enero 2002 – Diciembre 2005, de región del centro de la Pcia de Buenos Aires, de en un total de 49505 muestras de tambos analizados para RCS (Fossomatic) y 36544 para inhibidores (Delvostest SP â y b-Star â)  sobre una totalidad de 151,44  y 111,50 millones de litros analizados respectivamente.

 

   Los datos de RCS de leche de tanque, surgen como base de las mediciones realizadas a cada tambo de la región según protocolo de inspección y ensayo de muestras, sobre una población promedio/año de 172 tambos.

 

   Los análisis de residuos de antibióticos se realizaron según rutina de análisis de los laboratorios de recibo de leche de las plantas, y respetando las normas vigentes en el período respectivo.

 

  Los promedios de RCS en le período 2002 era de 505.000 CS/ml , con un total de 418.959 lts positivos totales, representado 1,86  % de leche con presencia de antibióticos sobre el total analizado en el período 2002-2005.

 

 

 

  • Resultados y discusión:

 

 

 

   Los promedios para las categorías estudiadas y gral para el recibo, fueron para cada período los siguientes:

 

 

Año

Lts analiz

Lts +

 %

Tbos analiz

Tbos +

%

RCS

2002

23.043.825

418.959

1,86

8.189

109

1,35

506

2003

23.379.811

303.302

1,39

8.537

102

1,20

435

2004

30.501.049

221.340

0,74

9.908

70

0,71

395

2005

34.575.278

356.265

1,07

9.910

95

0,98

382

Total

111.499.963

1.299.857

1,26 *

36.574

376

1,06*

 

* promedios aritméticos

 

 

Ref: en el mes de Julio 2005, un productor avisa de la necesidad de realizar un tratamiento masivo a todo el rodeo en producción. Siendo que el promedio/mes de lts + para el resto de los meses del año 2005 fue de 27920 Lts, para Julio 2005 fue de 49510 Lts (177%), lo cual cambió la tendencia. 

 

 

 

 

 

Totales

 

 

Litros analizados

  Muestras tambos +

Inhibidores

111.499.963

36.574

RCS

151.439.168

49.505

 

 

  

 

 

En el presente estudio no fue posible diferenciar tamaño de rodeos, composición de rodeos, producciones promedio, IPP promedio, y diferenciar aquellos eventos que producen aumento del RCS como sanidades, vacunaciones, cambios bruscos de dieta, etc como todas aquellas prácticas y condiciones durante las mismas predisponentes al estrés del animal que producen aumentos de RCS individuales, y del tanque, ni tampoco el tipo de accidente que produjo la presencia de residuos, ó los cambios en mano de obra y tambos que nunca se les había exigido a la usina que entregaban, y al ingresar como nuevos remitentes se demoró la adecuación a las nuevas exigencias.

 

   No se tomaron en cuenta el aumento de RCS debido a estrés calórico y tendencias estacionales. No se consideraron los ingresos de tambos nuevos y/o de otras empresas (sin método de control) ni los cambios de tamberos/operarios que aumentan los riesgos a accidentes por presencia de inhibidotes en leche de tanque.

Un posterior trabajo procesará la información en una población que contemple los parámetros mencionados.

 

Se consideró los análisis de RCS para las leches positivas a inhibidores, observando el aumento en RCS.

 

Resultados de riesgo relativo para las diferentes categorías de RCS

 

El riesgo de presencia de antibióticos para la categoría 3 (RCS ³ 400.000 cél/ml) era  mayor a la categoría 1 (RCS £ 300.000 cél/ml).

 

 Los valores de altos de RCS indican que la prevalencia de mastitis subclínica es alta principalmente a Sthaphylococcus aureus y Streptococcus agalactiae, es razonable esperar que se utilicen jeringas intramamarias con una mayor frecuencia para el tratamiento de los cuartos clínicos. Considerando a la mayoría de los tambos que aplican secado terapéutico.

    

 

 

Informe interno:

 

La implementación de programas preventivos de control de mastitis y calidad de leche en los tambos, permite obtener los ya mencionados beneficios por otros autores, pero además disminuye el riesgo de presencia de inhibidotes antibióticos en la leche a entregar, mejorando el precio a obtener y en un futuro a perder la categoría, la licencia para producir, penalidades por la leche perjudicada en la cisterna, silo, u otras medidas más exigentes que las usinas comiencen a implementar para el resguardo de la salud del consumidor.

 

La implementación de programas preventivos de control de IIM y de aseguramiento de la calidad de leche en tambos, permite una disminución de costos no recuperables como concepto de % leches D pagadas por aspectos estríctamente comerciales y políticos, que en el año superan los  $xxxxx debira Ud calcular con precio actual litro de leche/bonificación/penalización. Que % de leche pagada?? 100%?

 

 

Referencias:

 

  1. Allison, J.R.D. 1985. Antibiotic residues in milk. Br. Vet. J.141:121–124.
  2. Allore, H. G., P. A. Oltenacu, and H. N. Erb. 1997. Effects of season, herd size, and geographic region on the composition and quality of milk in the Northeast. J. Dairy Sci. 80:3040–3049.
  3. Anonymous. 1997a. Monitoring U.S. milk quality using bulk tank somatic cell counts. Feb 1999. Online. Journal of Dairy Science Vol. 83, No. 12, 2000
  4. The relationship between antibiotic residue violations and somatic cell counts in Wisconsin dairy herds. P.L. Ruegg and T.J. Tabone J. Dairy Sci. Vol 83: 2801-2809
  1. 1997b. Pasteurized Milk Ordinance, R-5 Revision. U.S. Dept. of Health and Human Services.
  1. Booth, J. M., and F. Harding. 1986. Testing for antibiotic residues in milk. Vet. Rec. 119:565–569.
  2. Epi-Info. Vers 6.04. 2000. Center for Disease Control and Prevention.
  3. Eberhart, R. J., L., J. Hutchinson, and S. B. Spencer. 1982. Relationships of bulk tank somatic cell counts to prevalence of intramammary infection and to indices of herd production. J. Food Prot.45:1125–1128.
  4. McEwen, S. A., A. H. Meek, and W. D. Black. 1991. A dairy farm survey of antibiotic treatment practices, residue control methods and associations with inhibitors in milk. J. Food Prot. 54:454–459.
  5. Oliver, S. P., J. L. Maki, and H. H. Dowlen. 1990. Antibiotic residues in milk following antimicrobial therapy during lactation. J. Food Prot. 53:639–696.
  6. SAS/STAT User’s Guide. Version 6. 1990. SAS Inst., Inc., Cary, NC.Wilson, D. J., H. H. Has, R. N. Gonzalez, and P. M. Sears. 1997.
  7. Association between management practices, dairy herd characteristics, and somatic cell count of bulk tank milk. JAVMA 210:1499–1502.
  8. Wilson, D. J., P. M. Sears, and L. J. Hutchinson. 1998. Dairy producer attitudes and farm practices used to reduce the likelihood of antibiotic residues in milk and dairy Beef: A five state survey. Large Anim. Pract. 19:24–30.
  9. Veterinaermedicinsk produktkatalog, Denmark 1999.

 

http://www.aphis.usda.gov/vs/ceah/cahm

http://vm.cfsan.fda.gov/∼ear/p-nci.html.

http://www.cdc.gov/epo/epi/eppiinfo.html